Mariposillas en el estómago

Supongo que alguna vez que otra las habrás sentido en tu vida no? Esas maripositas en el estómago, emociones en forma de ilusión, incertidumbre, ganas de que llegue esa persona a la cita. Sí, me refiero a esa sensación adolescente (o no, jajajaja) cuando quedas con alguien que te gusta mucho y no sabes ni que ponerte, jajajaja…

Pues así me siento ahora mismo ante la cita más importante de mi vida, con la persona que ya amo incondicionalmente si tan siquiera verle la carita… Exacto, me refiero a Mario, mi primer hijo.

Llevamos un largo recorrido, una unión sin igual, con conexión extraplanetaria. Han habido momentos y emociones para todo, buenísimas y malísimas. Ahora nos queda lo mejor, algo maravilloso está a punto de suceder.

Por momentos me pongo nostálgica, pues tocarme la barriguita, sentir sus movimientos dentro de mi, como nuestros corazones laten en un mismo cuerpo… son sensaciones que pronto acabaran, pero claro, también tengo un deseo ardiente de cogerlo entre mis brazos y pegarlo a mi pecho, viviendo y disfrutando nuestra primera cita a tope.

Comienza la cuenta atrás!

Cambiando un poco de tema, quiero aprovechar esta entrada para agradecer al grupo de mujeres, ahora bautizadas como seductoras de vida ;) Por el día tan maravilloso que nos hicieron pasar tanto a Mario como a mi, aquí una muestra en imágenes de lo bien que lo pasamos.

Graciaaas por estar ahí,

Amor y paz,

Elsa

PD: En mi canal de youtube ahora mismo se está gestando un vídeo bombaaaaa jijijiji suscríbete

 

Compartir el contenido es la mejor forma de agradecerme mi trabajo. No te olvides de comentar tus impresiones!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *