Lo que el maquillaje no te da

Ahora que voy con la cabeza rapada, (cosa que jamás me creí capaz de hacer), me he pillado en el juego de decir algo que no está en congruencia con lo que predico: “Sí, me queda genial, y eso que no estoy maquillada”

Holaaaa ¡¡¡Elsa!!! ¿Qué te pasa mi niña? ¿Has perdido el tino? ¿Cuando te pintas los labios te queda mejor?

Me flipa el maquillaje. Desde que tengo tres años me pinto los labios sin salirme ni un pizco. A esa edad casi todos los fines de semana me maquillaba como una puerta para salir al escenario a bailar. Recuerdo pasarme horas entre los “potingues” de mi madre a la que posteriormente bombardeaba a preguntas para saber a partir de qué edad me iba a dejar salir maquillada a la calle. En casa me llaman Lolita pluma. Ahora, pasados los años, me doy cuenta de lo peligroso que puede resultar aferrarse a ello (a esto o cualquier otra cosa).

En las conferencias y formaciones siempre menciono lo que alguna vez nos ha pasado a todas, días que sales a la calle con esa rica sensación de cara lavada y actitud de diosa, y otros en los que pierdes tiempo delante del espejo pegándote brochazos y nada te gusta! ¿Qué pasa? ¿Qué es lo que verdaderamente diferencia un día de otro? Sin duda, la manera en la que te miras al espejo, lo que te dices, como te tratas, tu actitud! Ahora la pregunta del millón: ¿Se puede hacer algo para, sea como sea, con o sin maquillaje, sentirte libre, poderosa, auténtica? Of course!

Somos seres de hábitos, y eso es lo único que nos diferencia a unos de los otros, a las de cabeza alta de las de peta en la espalda, sólo eso, lo que hacemos.

Plantéate seriamente, si eres capaz de mimarte a ti misma, dedicarte tiempo, no me refiero manicura, pedicura, mascarilla… etc etc, que están bien, pero no lo es todo, me refiero al silencio, a ese momento a solas en el que te lo permites todo, en el que paras a escuchar tu corazón, en el que cierras los ojos y abrazas cada respiración, eso el maquillaje no te lo puede dar.

Lo esencial es invisible a los ojos

 

Hay un post de Julia Robert que se ha vuelto viral, junto a esta imagen publicó:

Julia robert sin maquillaje

“La perfección es la enfermedad de una nación. Superponemos nuestras caras con toneladas de maquillaje.Recibimos BOTOX e incluso pasamos hambre para llegar a ese “tamaño perfecto”.

Tratamos de arreglar algo pero no se puede arreglar lo que no se puede ver. Es el alma la que necesita la cirugía.

Es hora de que tomemos esa postura. ¿Cómo puedes esperar que alguien te amé si no te amas a ti mismo?

Tienes que ser feliz contigo mismo. No importa cómo te ves en el exterior, lo que está en el interior es lo que cuenta.

Hoy, quiero poner una foto mía sin maquillaje. Sé que tengo arrugas en mi piel pero hoy quiero que veas más allá de eso.

Quiero abrazar a mi verdadero yo y quiero que abraces lo que eres, tu forma de ser, y amate a ti mismo de la manera que eres”.

Sin juicios, observar y analizar nos acerca a nuestro verdadero valor: la libertad de ser, sin delegar nuestro poder en nada externo.

Espero que te hay gustado este post, si te gusta, ya sabes, no dudes en COMPARTIR y comentar.

Nos leemos!

Besos de colores,

Elsa

Compartir el contenido es la mejor forma de agradecerme mi trabajo. No te olvides de comentar tus impresiones!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *