Formas de suicidarte

Hay muchas formas de acabar con tu vida.

Una de ellas viene del YA LO SE, estas tres palabritas implican hábitos tan destructivos como el no reconocer que necesitas ayuda. Consciente o inconscientemente muchas veces jugamos a eso, a saberlo todo, y como lo sabes… ¿Qué vas a necesitar tú de los demás? Son los demás los que necesitan de ti, no?  Arrrg… Ni tanto ni tan poco, equilibrio, sostener y que te sostengan, eso es lo chachi.

Esta semana me he llevado varias cachetadas, de mujeres de mi entorno que supieron descifrar mi grito de auxilio a boca cerrada, sí, lo admito, me cuesta mucho pedir ayuda, pero ahí están ellas, mis maestras para empujarme a trascender toda sandez.

Estar dedicada en cuerpo y alma ayudando a los demás te hace creer que tu no necesitas sostén, y.. ¡Nada más lejos de la realidad! Cualquier persona necesita de vez en cuando esa mano sostenedora que da tranquilidad para caer sin miedo.

A ellas gracias.

CREAR MOLDE PROPIO no es moco de pavo, pero si intentas encajar en el molde de otro tienes muerte garantizada. ¡Ves! Otra forma de morir.

2016 promete

Gracias por pasarte por aquí

Besos volados

Elsa

 

 

Compartir el contenido es la mejor forma de agradecerme mi trabajo. No te olvides de comentar tus impresiones!!!

2 comentarios

  1. Me parece un artículo acertadísimo, y que de alguna manera es “el mal de muchas”. No sé de qué depende,pero,sí,creo que nos conectamos con un alienante “piloto automático” que nos hace creer que podemos con todo.. y a veces no es así, y es allí,creo,que tomamos conciencia de la locura en la que estamos inmersas..una locura con nosotras mismas,evidentemente. Sin escucharnos,sin sentirnos,sin permitirnos ser…

    • Muchísimas gracias por tu comentario, ahí estamos, jugando a ser superwoman… Aunque estamos en el camino de la escucha sólo con tomar consciencia de ello ;) Besotes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *